viernes, 28 de febrero de 2014

Peronismo: Ahora, Coca-Cola light


Por Martín Rodríguez
Cuesta encontrar diferencias entre Scioli y Massa. El negocio de ir divididos empieza a hacer agua cuando las opciones no son de “ruptura”.
Argentina recuperó su crisis de representación, pero no recuperó su sistema de partidos. Hay políticos, parlamento, corporaciones, militancia, pero no hay partidos políticos. Dicho esto, el peronismo actúa desde 2001 (en la caída del sueño bipartidista) como un subsistema del sistema de partidos, ofreciendo un juego de relevos a través de la situación de hecho de su poder institucional. Digámoslo así: el peronismo produce representación en todo tiempo y espacio. ¿Cómo lo hace? Escueto: hay más distancia entre dos peronistas enfrentados que entre cualquier peronista con un no peronista. Eso le permite reinaugurarse, cambiar de signo, manteniendo un elenco estable de actores y promoviendo renovaciones generacionales. Y eso tiene su sangre: 364 días de la traición y un día de la lealtad. A Menem lo mató Duhalde. A Duhalde lo mató Kirchner. El peronismo es “durmiendo con el enemigo”. No hace pesar su identidad sentimental sino su poder. El mito multiplicado de que nadie puede gobernar la Argentina sin él.
Hoy, lo curioso es que el kirchnerismo tiene su potencial recambio en peronistas que prometen una sucesión ordenada. O, en tal caso, “asesinos que no quieren matar a la víctima”. No quieren ganarle a la Coca-Cola, quieren lanzar una Coca-Cola light. No es Menem contra la moderación renovadora, ni Duhalde contra el exceso liberal, ni Kirchner recuperando la tradición de la JP. Es lo inédito: un intento hereditario a partir de un enfriamiento de la política para ordenar la economía. Hay más 2005 que 90’s en la promesa pos-kirchnerista del peronismo.
¿No fueron los tweets de Massa contra el chavismo el gesto de mayor desobediencia simbólica hacia el kirchnerismo? Veamos sino sus mayores apuntes. La “crítica al INDEC” es fácil cuando no hay un solo kirchnerista que lo defienda en voz alta. Y todos los no kirchneristas tienen su plan contra la inflación: decir cuánta hay. Ese largo chiste autonarrado llamado Guillermo Moreno dejó esa pelota picando: “la verdad como gestión”, decir la inflación. El reclamo por la inseguridad es un genérico: el mismo kirchnerismo tiene todas las líneas (contradictorias) juntas para enfrentarla. Desde el CELS hasta Granados-Berni, o sea: desde la auditoría de los derechos humanos permanente hasta el fortalecimiento del poder policial. ¿Se acuerdan de los “titulares y suplentes” y esas citas a la burguesía para decirles a los gritos quién los representaba mejor? ¿O no era eso en definitiva? Claro que el fin de ciclo tiene su melancolía, en este caso, típica: “oh, no hay burguesía nacional”.
En definitiva, la que parecía ser la “criticable agenda de Massa” es también la hoja de ruta de los últimos meses que tomó el gobierno (el apego a una nueva racionalidad de crisis):
· Suba del mínimo no imponible
· Devaluación
· Combate a la inflación
· Combate a la inseguridad
· Auxilio financiero internacional
· Inversión extranjera
· Salida del cepo cambiario
· Estadísticas nuevas y creíbles
¿Estas iniciativas implicaban el “giro a la derecha” de la “agenda intermedia”? El gobierno negó el resultado de 2013 y a la vez se miró en el espejo de ese resultado. Cambió como nunca antes, aunque eso no se transparentara en su prosa militante, nacida y criada en la contención de los propios. Pero cambió, giró, volvió sobre sus pasos, deshizo “banderas” (¡lucha cultural contra el dólar!) porque puede hacerlo, no tiene condicionamientos estructurales para hacerlo. Un cientista social se preguntaría: ¿cuál es el sujeto del kirchnerismo finalmente? Si no es el sindicalismo, si no es la vieja o nueva burguesía nacional, si no es la clase media (a la que discursivamente desprecia).
Carlos Corach lo dice: “como nunca antes el No Peronismo tiene chances de llegar al poder”. Carlos Pagni dijo, entrevistado por la revista Crisis, que el dato de esta década fue la extinción del partido radical. Un peronismo tan dividido pero que no se diferencia entre sí mejora la performance del No peronismo. En resumen, este peronismo fragmentado entre opciones no tan distintas, podría ser amenazado con chances ciertas por el No peronismo. El negocio de ir divididos empieza a hacer agua cuando las opciones no son de “ruptura”. Por eso sobrevuela la palabra unidad. Algunos se empiezan a preguntar si esa no es una necesidad corporativa.
Cristina está sola y lo comprobó en 2013. Todos se dedican a la batalla cultural, ninguno a “juntar votos”. Eso es inflación política: políticos de ideología cotizan mejor hacia dentro que políticos electorales. Eso, que suena tan bien, no implica necesariamente un avance de “los valores” por sobre “el pragmatismo” sino un subrayado mayor entre esos dos mundos: la agenda de “la gente” y los temas de elite. En campaña Conti se guarda y asoman los carilindos de las “cosas concretas”. Pero este doble estándar entre cultura y mercado, o entre izquierda social y mundo popular, Cristina lo sintetiza. Eso explica su liderazgo excepcional, único. (Un caso de esta agenda elitista fue la reforma judicial: meses en la abstracción de una “discusión legítima” que copó la escena, cuando muchos de sus autores, en privado, ya reconocían la torpeza enmarañada de ese proyecto. Me consta.)
Pero los que sí juntan votos ahora son el problema del liderazgo pato-cojo de Cristina: Scioli y Massa, a quienes la amenaza del “candidato puro” kirchnerista aún no les hace mella. Scioli y Massa tendrían que contratar sofistas para mostrar qué los diferencia si los hacen hablar 15 minutos a uno contra el otro. Hoy organizan el subsistema peronista. Sobre su conservadurismo popular nadie explica esa relación (si son populares por ser conservadores, si viceversa) porque el problema es: cuántos de los que los votaron también votaron al kirchnerismo. Muchos. Muchos pobres. El voto peronista sigue siendo más contradictorio y amorfo que las estilizaciones de relato. Los capitanes de la economía pondrán aportes, aviones, tapas, en la canasta que eventualmente más los represente, mientras van poniendo porotos en todas. El camino al poder no es sencillo. Y si a Scioli o Massa les preguntan qué van a hacer con el dólar, la inflación, el tipo de cambio o las paritarias, dirán: Vemos. El establishment apoyará al menos K a cambio de que revise la política fiscal. La gran pregunta post kirchnerista remite a las retenciones, a la política fiscal. A lo que nadie nunca dice hasta que desde adentro puede ver las cuentas. ¿Endeudarán la Argentina, como locos, de nuevo?
Más de veinte años de peronismo en el poder es el fondo de cocina inalterable de la Argentina: te amo, te odio, dame más. 

› CITAN A DECLARACION INDAGATORIA A DIRECTIVOS DE KOSIUKO, CHEEKY Y PORTSAID Las marcas que deja el trabajo esclavo

Por Mariana Carbajal
“No podíamos salir del lugar; Marcos nos lo tenía prohibido. Sólo podían salir, en muy pocas ocasiones, las personas que teníamos documentos de identidad y los que no, tenían prohibido salir.” Como esclavos. Así vivían los empleados de un taller textil de la ciudad de Buenos Aires donde se fabricaban prendas de las marcas de primera línea Kosiuko, Cheeky y Portsaid, según declaró en la Justicia una de las mujeres explotadas laboralmente en el lugar y corroboró la investigación del fiscal que actúa en el caso. Los directivos de las tres firmas fueron citados a declaración indagatoria y deberán presentarse en tribunales próximamente. Uno de los imputados es Daniel Awada, cuñado de Mauricio Macri y presidente de Cheeky. Están acusados de contratar al taller clandestino y colaborar así con la reducción a la servidumbre, entre 2007 y 2011, de al menos quince bolivianos –cuya condición migratoria era irregular–, que “trabajaban a destajo en jornada de todo el día por un salario paupérrimo, moraban con sus hijos menores, comían y dormían en un contexto de suma precariedad, insalubridad, hacinamiento y encierro controlado” y a la vez eran sometidos, mediante gritos y maltratos, a “condiciones laborales infrahumanas”.
Hasta ahora la Justicia no avanzaba en la cadena de explotación hacia los dueños de las marcas que contratan trabajo en talleres clandestinos y centraba su lupa en los encargados directos de la explotación. Varios fiscales venían haciendo pedidos para sentar en el banquillo de los acusados a los directivos de grandes firmas de ropa, pero los jueces rechazaban los planteos. Recién en diciembre, el titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 4, Ariel Lijo, confirmó la citación de nueve directivos y socios de empresas que comercializan distintas marcas, entre ellas Narrow, de jeans y ropa juvenil.
En la causa que involucra al hermano de Juliana Awada, esposa del jefe de Gobierno porteño, el pedido de indagatoria fue solicitado por el titular de la Fiscalía de Instrucción Nº 14, Andrés Madrea. La medida había sido denegada por la jueza Alicia Iermini, cuando subrogaba el Juzgado 48. El fiscal apeló, la Cámara del Crimen hizo lugar a su pedido y en diciembre la jueza María Fontbona de Pombo los convocó a declarar, lo que se haría a mediados de marzo.
La medida alcanza a Aníbal Marcelo Terra e Ingrid Georgina Kern Dornfeld, presidente y vicepresidente de Kowsef SA –cuyo nombre de fantasía es Kosiuko–; Daniel Awada y Patricia Norma Fraccione, presidente y vicepresidenta de Cheek SA –cuyas marcas son Como Quieres que te Quiera y Cheeky SA o Cheeky Child SRL–, y Sergio Jaime Said y Victoria Papu de Said, presidente y vicepresidenta de la sociedad denominada Mazalosa SA, conocida por el público con el nombre de Portsaid.
De acuerdo con la investigación judicial, las firmas de indumentaria “aportaban los moldes de las prendas, los cortes de las telas y los géneros mismos, además de botones, cintas y etiquetas con la marca, logística que consistía también en el traslado de los materiales al taller y luego su retiro una vez realizados con destino a las sociedades en cuestión –todo ello en manos de los fleteros Boris y de Enrique Markus, quienes fueron sobreseídos en la misma causa por entender el juez federal entonces interviniente que eran sólo transportistas tercerizados de la mercadería–”. Para el fiscal, no hay dudas de que los directivos de las marcas tenían conocimiento “de la irregular situación laboral, migratoria y habitacional en las que se encontraban los empleados” del taller de costura, donde fabricaban las prendas y que estaba a nombre de Rocy Mari López Cisneros y de su pareja, Marco Antonio Cáceres Flores. Funcionaba en la calle Pola 1995/1997, en el barrio porteño de Mataderos. Ese domicilio, a su vez, posee una conexión interna con otro domicilio, de la calle Garzón 5611.
En el pedido de indagatoria, Medrea sostuvo que “el producido por el taller, luego de su terminación y de la verificación de la calidad de las prendas, era comercializado en los locales de tales marcas”. Entre otras pruebas, agregó facturas, remitos, notas de crédito secuestradas durante un allanamiento, “demostrativos de la asiduidad en el intercambio comercial”. Un allanamiento fue realizado el 3 de octubre de 2011 por personal del Departamento de Asuntos Extranjeros de la Policía Federal Argentina, que constató la presencia de quince empleados, siete de ellos en condiciones migratorias irregulares. Además, mientras se llevaba a cabo el operativo, se presentaron López Cisneros junto a Cáceres Flores, quienes se identificaron como los dueños del negocio, y quedaron detenidos.
En otro procedimiento efectuado en la calle Rondeau 2583/5, piso 1º, de la localidad de San Martín –provincia de Buenos Aires–, fueron secuestrados documentos de la firma Cheeky –notas de débito, facturas A y órdenes de pago con membrete Cheeky Baby & Kinds–, además de prendas de vestir de la firma mencionada, de Portsaid y de Como Quieres que te Quiera, y cartones con el logotipo de Kosiuko y etiquetas de Cheeky y Kosiuko.
La causa se inició a partir de dos denuncias de funcionarios del Gobierno de la Ciudad. El propio Ejecutivo porteño informó en la causa judicial que el taller en cuestión, donde se presume fabricaba prendas la firma de la familia de la esposa de Macri, no registraba constancias de habilitación.
Una empleada que declaró en la causa contó que el sueldo se pagaba por prenda confeccionada y que muchos de los trabajadores eran indocumentados y también había menores de edad. “No podíamos salir del lugar; Marcos nos lo tenía prohibido. Sólo podían salir, en muy pocas ocasiones, las personas que teníamos documentos de identidad y los que no, tenían prohibido salir”, describió. Marcos Cáceres Flores era uno de los dueños del taller. “Además, nos decían que tuviésemos cuidado con la policía. Teníamos que dar un motivo fundado para poder salir, no podíamos hacerlo libremente”, agregó. También dijo que trabajaba “en negro” y que aunque tenía una hernia, nunca le dieron días de reposo ni redujeron su trabajo: “No me dieron ni un centavo, más aún cuando no tenía ningún beneficio social”, detalló. Otra de las personas explotadas dijo que “Marcos” (Cáceres) construyó varias habitaciones, en las cuales alojaba a sus empleados. Al momento de cobrar sus respectivos sueldos “reciben descuentos en concepto de alquiler” por dormir ahí. Es decir, los obligaban al encierro y les cobraban el alquiler
página12

La Ciudad, en emergencia educativa

Por Edgardo Form *
En la ciudad de Buenos Aires estamos viviendo momentos que podríamos catalogar como de “emergencia educativa”. Nada más ni nada menos que miles de chicos sin vacantes en la escuela pública, la mayoría niños y niñas menores de cuatro años. Tenemos también obras de infraestructura sin terminar o, lo que es peor, obras finalizadas que terminan rompiéndose. También fuimos testigos de cierres de cursos y grados durante 2012 con el argumento de que había aulas con muy pocos estudiantes. En febrero del 2009, vivimos la sanción que recibió el primer ministro de Educación que tuvo la ciudad bajo la gestión PRO, Mariano Narodowski, tras ser responsable de la faltante de vacantes en nivel inicial de la Ciudad, motivo por el cual tuvo una multa diaria de cincuenta pesos. En ese mismo momento, pero por el conflicto de vacantes en guarderías, la entonces ministra de Desarrollo Social y actual vicejefa de Gobierno porteño, María Eugenia Vidal, recibió una multa similar.
Si hablamos de números, el presupuesto destinado a infraestructura escolar para el año 2013 fue 52,31 por ciento menos que el destinado en 2012, pasando de 293.436.883 pesos a 157.876.079 pesos. Así, mientras en 2012 la partida para infraestructura representaba un 3,44 por ciento del presupuesto educativo, en 2013 pasó a 1,6 por ciento. Los números son más alarmantes si comparamos lo presupuestado para el año 2009 respecto de lo destinado para el 2014: en el presupuesto 2009, el monto destinado a la Dirección General de Infraestructura y Equipamiento era de 243.489.616 pesos, mientras que en 2014, 231.172.410 pesos. Es decir, no sólo no aumentó de un año a otro, sino que se redujo.
Y para colapsar aún más la situación existente, en diciembre pasado el macrismo puso en práctica la famosa “inscripción on line”. Esta medida, que se basa en la falsa dicotomía virtual/presencial, suponiendo que lo virtual es necesariamente mejor que la inscripción cara a cara con el docente, el directivo y la escuela, tuvo los resultados que todos y todas advertimos en su momento: un éxito para el macrismo porque contribuye a vaciar la escuela pública. Se vacía la escuela pública porque, en forma irresponsable e inescrupulosa, el Gobierno de la Ciudad promovió una inscripción para la que no tenía la cantidad de vacantes necesarias, porque exhibió la falta de inversión en edificios escolares y porque además contrató personal tercerizado para llevar adelante la novedad virtual. El saldo político-educativo es nefasto y sus respuestas son dos: o que las familias anoten a sus hijos en escuelas privadas o que los dejen hacinarse en aulas containers.
* Legislador porteño por Nuevo Encuentro.

Un país normal

“No nieguen los problemas. No nieguen el diálogo. No nieguen a los argentinos. Queremos algo muy simple: vivir en un país normal.” La frase pertenece al actual presidente del Partido Socialista, Hermes Binner. Por mi parte, doy por sentado que se dirige a todos aquellos que participamos del proyecto nacional y popular que lidera Cristina Fernández de Kirchner. A los aludidos, creo, podría sernos de utilidad que Binner indicara, concretamente, cuáles son a su juicio los problemas que negamos, las personas a las que dejamos con la palabra en la boca y los argentinos ninguneados por nuestro gobierno. Pero me parece que sobre todo sería muy productivo avanzar en la precisión del concepto de normalidad.
Convengamos en que la categoría de país normal podría generar una verdadera revolución en el campo de la política, ya que borraría las fronteras ideológicas y haría posible abandonar la lucha por la justicia o por la libertad, o por la igualdad, a cambio de esa simple aspiración común a la normalidad.
Si damos por aceptado que la nueva dialéctica política consiste en normalidad contra anormalidad y que según la tesis Binner vivimos en un país anormal, vale la pena preguntarse cómo sería la Argentina normal del siglo XXI, según el candidato a presidente del FAP.
Una reciente declaración suya nos da una pista en ese sentido: “Estamos trabajando para construir un frente que termine con el populismo en la Argentina”. Dudo de que tengamos conceptos afines sobre lo que ha significado y significa populismo, en la Argentina y en toda América latina, y tampoco quiero enredarme en una discusión académica, pero hay sobrados indicios de que en ese rasgo de los países anormales, Binner y los suyos incluyen las políticas de asistencia. En ese sentido, nos puede resultar útil la célebre frase de su principal socio político, y presidente del partido radical, Ernesto Sanz: “La plata de la Asignación Universal por Hijo se va por la canaleta del juego, el vino y la droga”.
Es decir que en el país normal de Binner no debería haber Asignación Universal por Hijo ni plan Conectar, ni plan Progresar, ni plan Pro.Cre.Ar. En un país normal no se dilapidan los recursos del Estado para proteger o auxiliar a los más pobres y vulnerables o para incluir a los jóvenes. Unos jóvenes y unos pobres que, por añadidura, no se sienten inclinados a identificarse con los socialdemócratas europeos, en cuyos congresos internacionales Binner y sus amigos se extasían ante el espectáculo de los que probablemente sean sus modelos de país normal.
Sin embargo, basta con echar una mirada a los países normales de Europa que han sido o son gobernados por partidos afiliados a la Internacional Socialista, como el que preside Bi-nner, España, Grecia, Francia, por citar sólo algunos ejemplos, para observar el enorme retroceso que han sufrido sus clases trabajadoras.
Sin ir tan lejos, recordemos que quienes ahora integran el FAP gobernaron en la Argentina de la mano de Fernando de la Rúa: flexibilización laboral, recorte salarial a trabajadores y jubilados, coimas en el Senado, 27 por ciento de desempleo, recortes en el presupuesto de educación, corralito financiero, represión social, helicóptero. Vi con mis propios ojos a las mujeres y hombres que ahora son el FAP, sentados a mi lado en el Congreso de la Nación, fundamentando y votando muchas de las iniciativas mencionadas. Allí están las versiones taquigráficas de las sesiones de la época. Ha transcurrido apenas poco más de una década. Para los responsables de tamaño desastre, lo normal debería ser, por pudor, llamarse a recato.
Nosotros también estamos consolidando un frente político y social, no para terminar con el populismo, sino para terminar con la injusticia, con la pobreza y con la desigualdad, características tan desgraciadamente normales en nuestro país y en nuestra región. Sabemos que el camino es largo y difícil, como también sabemos que no es lineal, porque los fuertes intereses que enfrentamos tratan permanentemente de torcernos el rumbo. Pero marchamos con la tranquilidad y el entusiasmo que nos da el sabernos acompañados por nuestros más firmes valores y convicciones.
* Diputado. Frente para la Victoria.
Página 12
Compartir: 
Twitter

Crimen es un country, no una Toma

Las lecturas simplistas de la problemática de tomas de tierras se reducen a catalogarlas como actos delictivos; promueven un sentido común que criminaliza la pobreza y  judicializa el conflicto social y estigmatiza a los sectores vulnerables.
http://cdn01.ib.infobae.com/adjuntos/162/imagenes/010/728/0010728823.jpg
Por la Licenciada Laila Robledo - Urbanista
En la Provincia de Buenos Aires el fenómeno no es nuevo, las tomas se vienen produciendo desde los ´80, y en la actualidad, como mínimo, se produce una por semana. Sucede que en general se producen en zonas perifèricas, que son o eran  basurales, pajonales, áreas inundables, o de menor valor; pero cuando estas tomas se realizan en espacios visibles, o en mejores condiciones de localización, la competencia por dicho suelo es mucho mayor, y los conflictos se exponen ante la mirada de la sociedad toda, y se magnifican por los medios de comunicación.
La muerte es el condimento que hace aún más interesante esta cuestión para el enfrentamiento político y la asignación de responsabilidades, pero siguen invisibilizadas las muertes o padecimientos originados por vivir en la calle, en una vivienda precaria, en condiciones insalubres, o donde los habitantes son sometidos a condiciones extorsivas y de vulnerabilidad, alquilando una pieza en una villa a valores superan a los del mercado formal.
Los protagonistas de las tomas son movilizados por la necesidad y urgencia de crear un espacio propio para el desarrollo de sus vidas. Si bien esta situación puede percibirse como una carencia individual, lo cierto es que las reivindicaciones se producen de manera colectiva, por lo que, de alguna manera, la organización y planificación de las tomas, es la forma más efectiva con la que cuentan hoy los sectores populares para acceder a un lote. “Tenemos derecho a una vivienda” acertadamente postulan, mientras que por otro, intentan dar argumentos para que su accionar sea comprendido por la sociedad, se defienden de las acusaciones criminalizadoras y de quienes los abordan como si se tratara de un problema de actitudes, de caprichos, cuando en verdad trata de una necesidad real ante un problema concreto y complejo.
La lucha por la tierra urbana se expresa entonces como una toma de tierras, mientras que por otro, se que mantiene y reproduce su situación de desigualdad y fragmentación urbana. En este sentido, frente al avance del mercado sobre el Estado, las políticas y los planes de vivienda nunca serán suficientes. Por lo tanto, es imperativo que se aplique debidamente la recientemente reglamentada Ley de Acceso Justo al Hábitat Nº 14.449, cuyo objetivo es promover el derecho a la vivienda y al hábitat, y resolver el déficit urbano habitacional, tanto desde el fomento de proyectos habitacionales, y urbanizaciones sociales, como desde la generación de instrumentos de intervención dirigidos a reducir las prácticas especulativas respecto a la valorización del suelo urbano.
Este último se ha convertido en una de las mercancías más preciadas y disputadas por la sociedad. Para los sectores populares, es la base material para la reproducción de sus vidas, mientras que para los inversores privados es el soporte más redituable para la obtención de ganancias extraordinarias a través de especulaciones y transacciones inmobiliarias.
Mientras que los Countries permanecen cerrados hacia el conjunto de la sociedad, obstaculizan las posibilidades de circulación, sin que por ello se los acuse penalmente por el monopolio de segregación que generan, paradójicamente, las tomas llevan la impronta de la cuadrícula, en su afán de incorporarse a la trama urbana existente, adoptando las formas circundantes en cuanto a amanzanamiento y dimensiones de los lotes encuadradas en la norma vigente.
Esta forma de configuración social de los terrenos se traduce en lo que podríamos reconocer como un modelo organizativo urbano, que fue replicándose en muchas experiencias, pues facilitó una posterior regularización. Si bien esta acción puede resultar un mecanismo eficaz para asegurar la tenencia, en general, al  no ir acompañado de una adecuada regularización urbano-ambiental, las posibilidades de  revertir integralmente la problemática se ven seriamente limitadas.
Los barrios cerrados consumen una enorme cantidad de suelo, se producen con densidades bajísimas, fragmentan el territorio y encarecen el precio del suelo, mientras que en los sectores consolidados, una parte muy importante se encuentra deshabitada, y donde quedan vacíos urbanos, estos se quedan así a la espera de su valorización inmobiliaria.
La cuestión de fondo es el acceso al suelo urbano. Sólo acceden a la ciudad quienes puedan pagar por ella, una injusticia puede resolverse en gran medida a partir de la aplicación de los instrumentos con los que se cuenta en términos de política urbana, en plena vigencia con la Ley de acceso justo al hábitat, unidas a otras acciones  concretas en las que el Estado, además de regular el mercado, produzca suelo, propicie alquileres sociales, y despenalice a quienes se ven en la necesidad de habitar inmuebles abandonados, y que no encuentran otra alternativa para resolver su necesidad habitacional.
APU

“Necesitamos un Estado que castigue a grupos económicos como Shell y Coto”

Marcelo “el Gaucho” Yaquet conduce la 17 de Agosto. Junto a Quebracho, el Movimiento Teresa Rodríguez, el Movimiento Justicia y Libertad y el Frente Popular Darío Santillán movilizaron recientemente a Shell, Coto Abasto y Edenor.
En la entrevista analiza las razones de los escraches, la relación con el kirchnerismo y porqué irán al ministerio de Economía el próximo miércoles 5 de marzo.
AGENCIA PACO URONDO: ¿Qué balance hace de las movilizaciones?
Marcelo Yaquet: Estamos desarrollando una campaña contra la inflación y el ajuste con el propósito de señalar a las corporaciones que son punta de lanza en provocar la devaluación. Como todos los procesos de devaluación implica transferir guita de los sectores más populares a los sectores más concentrados. Terminamos movilizándonos al Ministerio de Economía para hacer un planteo político económico de lo que es necesario hacer para disputar de igual a igual la rentabilidad de las grandes empresas.

Fuimos a la Shell porque no puede ser que produzca combustible en pesos, compre insumos en pesos y pague sueldos en pesos pretenda tener una rentabilidad dolarizada. La Shell es la vanguardia de la devaluación. La semana pasada fuimos a Coto, una cadena de supermercados que tienen un control cartelizado de los productos. Ahí atenta contra la mesa de todos los argentinos. La única manera de salir de ese brete es construir una cadena de supermercados del Estado que pueda competir, que tenga una rentabilidad determinada y con un marco nacional.

Las dos movilizaciones fueron un éxito, ahora vamos a Edenor (por este miércoles 26) porque anunció aumento de tarifas. Nos planteamos no quedarnos de brazos cruzados, poder marcar a los enemigos históricos de nuestro pueblo y también la responsabilidad del gobierno nacional que es el que tiene que dar respuestas que favorezcan a los intereses de la Nación.

APU: Medios opositores dijeron que Quebracho había sido cooptado por el kirchnerismo y por Milagro Sala, decían que el gobierno los había mandado a Shell y a Coto.

MY: El gobierno hace un buen diagnóstico, marca concretamente quiénes son las corporaciones que provocan la inflación y la devaluación. Nosotros junto a los compañeros de Quebracho a la cabeza en función de su referencia y su historia de lucha, salimos a marcar también a esos enemigos que son los que realmente provocan la inflación. Clarín y La Nación embarran la cancha.

La solución pasa por medidas estructurales. Si no hay control del comercio exterior es muy difícil que podamos disputar la rentabilidad de las corporaciones. En Argentina tenemos los puertos privados, las cerealeras pisan cuando quiere su producción, es decir, quedamos totalmente a merced de las corporaciones. El planteo político nuestro tiene que ver con eso, después lo que los medios dicen tiene que ver con otra cosa. Los referentes principales de Quebracho están presos, mientras el ex gobernador neuquino Jorge Sobisch está libre.

Planteamos esta consigna: “a los 90 no volvemos” como una señal para los grupos económicos y también para la clase política. Queremos una Argentina que le dispute la renta a los grupos financieros, mineros, del campo, de las grandes corporaciones en favor de los sectores populares.

APU: Ustedes van a finalizar con una movilización al Ministerio de Economía. ¿Es un cuestionamiento al gobierno nacional?

MY: Sí, es poner la responsabilidad en el poder político. Si uno toma en cuenta las últimas medidas, el Plan Progresar de $600 a los jóvenes, el aumento de la jubilación, son medidas acertadas, ahora ese acierto es devorado por la inflación que hubo. No se puede darle beneficios a los sectores que te provocan devaluación e inflación.

Al sector financiero se le permitió aumentar sus tasas de ganancias. También se permitió fugar capitales. No podemos seguir estando con una ley de entidades financieras de la década del 70. Por eso los bancos tienen esa capacidad agresiva contra un modelo que intenta constantemente incluir. Por lo tanto, tiene que haber medidas estructurales por parte del gobierno. Nosotros no queremos volver a los 90 y eso implica, avanzar con más Estado en desmedro del poder que tienen los grupos económicos. Necesitamos un Estado fuerte que castigue severamente a los grupos económicos.

ES GRAVE GRAVE GRAVE

según otoña en mi experiencia
me hago mas joven de verdad
las hojas amarillan
mis asambleas de ternura

invito a todos, al gran rey
es decir al gran pájaro que vuela en mi lugar
mientras ando ocupado
en descubrir cómo se vuela.

me arranqué la camisa las manos la mirada
para ver de volar
pero no puedo gente
ayúdenme les pido

ayúdenme
la sangre pesa como pies
y los rostros que tiene
y los rostros que tiene

tus rostros gente como
plomo como dolor
como olvido y también
como las ganas de volar
que se pudren debajo
de almohadas infinitas.

Juan Gelman.

CABALLOS II

El mejor guerrero de San Martín, se adelanta a sus líneas,
huele al enemigo y acelera sus cuatro patas sobre la llanura santafesina.
Un certero balazo godo le atraviesa el corazón.
El mejor guerrero, el mejor granadero cae herido de muerte.
Otro caballo-Cabral le salva la vida al libertador para que siga pariendo Patrias.

Los caballos mexicas comprendieron que debían conquistar imperios nuevamente.
Y allí fueron, Río Bravo al norte, invadiendo sures de águilas sanguinolentas.
Los caballos Pancho Villa por primera y última vez ocuparon territorio yanqui.
Nunca antes, nunca después latinoiberoamericanos caballos dominaron la tierra del salvaje.

Caballo Loco, jefe Sioux,con su caballo arrincona al ángel de la muerte, al ángel rubio,
Custer señor del dolor.
Sus casacas azules son enviados al Infierno del Dante.
Sus caballos fueron engañados, comprendieron tarde que sus hermanos de las naciones originarias, eran la civilización de la llanura, del bisonte, del quipi, de la danza al sol de la lluvia verde.
De los ríos color caballos.
De las crines y las colas batallas.

De las flechas lobos del aire mordiendo pieles blancas.

Al norte, Juana caballa cabalga capitana-coronela entre los inquisidores de fuego.
Los caballos guerrilleros de Martín, montonerean rojos con sus tacuaras de tierra.
El caballo bandera azul-celeste y blanca de Manuel gana-pierde, éxodo y fortaleza,
no afloja el tranco, al galope corto sin mas rienda que sus compañeros y sus yeguas
amadrina la Libertad caballa al son del tamborcito.

Y esos dos fieles caballos partriotas, los llevan a los generales al exilio.
Solo uno logra sobrevivir y traerlo de vuelta.
Bajo la lluvia torrencial de noviembre, el caballo pinto del General desfila entre
las lilas arboladas, entre las callecitas provincianas, entre bombos púberes y caras que han tenido paciencia animal.

Sus cascos trinan al son del recuerdo de aquella batalla, fue cuando todo acababa de nacer .
GB

Durísima nota sobre la Argentina y el peronismo en The New York Times

Una nota de opinión del veterano periodistaRoger Cohen publicada hoy en el diario estadounidense The New York Timesrepasa cómo la Argentina pasó de ser un país más próspero que Suecia y Francia, hace un siglo, al contexto de hoy. El artículo carga contra el peronismo y augura que el país "en proceso de convertirse" en Venezuela.
"Brasil está en proceso de ser la Argentina, la Argentina está en proceso de transformarse en Venezuela y Venezuela, en Zimbawe. Es duro para Brasil y Venezuela, pero la Argentina, en cambio, es un caso perverso en sí mismo", arranca el texto, titulado "Llora por mí, Argentina".
Cohen relata la "guerra sin cuartel" con las estadísticas, el "toqueteo" del tipo de cambio, la nula participación en los mercados de capitales del mundo, la "obsesión" por una "pequeña guerra perdida" en Malvinas hace tres décadas y el convencimiento de que la causa de todos los fracasos es "el poder especulativo".
La nota da cuenta de cómo la Argentina era -hace un siglo- más rica que Suecia, Francia, Austria, Italia, Japón. "Vasta y vacía, con las tierras más fértiles del mundo en la pampa, los inmigrantes europeos creían que el país tenía la potencia de Estados Unidos. (Hoy, el ingreso per capita es un tercio o menos que en Estados Unidos). No sabían que un coronel llamado Juan Domingo Perón y su mujer Eva ("Evita") darían forma a un ethos de poder singular".
Cohen cita a un politólogo del Amhert Collegue, Javier Corrales, quien explica que la Argentina "es un caso único de un país que completó la transición al subsedesarrollo".
El periodista, quien escribió la nota desde Ushuaia, Tierra del Fuego, plantea que -en términos psicológicos- la Argentina es "el niño entre las naciones que nunca crecieron".
"La responsabilidad no fue lo suyo. ¿Por qué habría de serlo? Había tanto para saquear, tanta riqueza en granos y ganado, que instituciones sólidas y leyes -sin mencionar un sistema de impuestos que funcione- parecían una pérdida de tiempo", escribe.
Cohen repasa también el surgimiento del peronismo, una "filosofía política propia, mezcla extraña de nacionalismo, romanticismo, fascismo, socialismo, pasado, futuro, militarismo, erotismo, fantasía, lloriqueo, irresponsabilidad y represión".
La nota menciona a Perón, los desaparecidos, los 80, el neoliberalismo de los 90. Compara la situación de de 1989 con la situación actual. Menciona la inestabilidad cambiaria, el intervencionismo del Estado, las reservas en picada, la industria no competitiva y la dependencia de las commodities. "La inflación, hoy, es alta pero no hiper. Salvo eso, lo demás prácticamente no ha cambiado", lanza.

PD Sí nada que ver con el año 1914, cuando eramoS el granero del mundo...británico, y el fraude electoral, la pobreza, al repResión a la clase obrera eran moneda de pago para el conjunto de la sociedad.
Sí mi querido, nada que ver con el peronismo, autoritario, nazifalanjonipónfascistastalinista, no?
GB

“Volteando a Venezuela lo que se voltea es el gran proyecto de la región”

Entrevista con la periodista y escritora, especializada en temas de política internacional Telma Luzzani. “Vemos que hay una conexión entre las derechas regionales”.
http://www.lmneuquen.com.ar/advf/imagenes/2013/1/50f20071b90dc0.70570164.jpg
Por Juan Ciucci
APU: ¿Cómo analiza la situación en Venezuela?
Telma Luzzani: En mi opinión la situación en Venezuela hay que mirarla en el contexto de lo que sucedió el año pasado. En primer lugar el 5 de marzo murió el Presidente Hugo Chávez, en abril hubo elecciones donde el partido socialista unificado de Venezuela, ganó por un margen muy corto y esto generó no sólo el desconocimiento de EEUU de este gobierno legítimo, sino toda la embestida de parte de toda la derecha venezolana con movilizaciones donde hubo 13 muertos. Después hubo ataques de mercados, desestabilización económica, hubo apagones, es decir, de todos los frentes que empezaron a hostigar al gobierno de Nicolás Maduro, justamente en un momento de debilidad, porque estaba afectada evidentemente toda la sociedad por la muerte de Hugo Chávez. En diciembre del año pasado hubo otra elección y ahí queda muy claro que la mayoría de los venezolanos eligen la línea del chavismo, de 23 provincias 20 tienen gobernadores chavistas, la asamblea general tiene mayoría de diputados y también la mayor parte de las alcaldías votan a los candidatos bolivarianos.
Con lo cual, en mi opinión, lo que sucede es que la derecha moderada que está representada por el ex candidato Enrique Carriles, para tener posibilidad de acceder al poder, tiene que esperar al 2019 para las elecciones presidenciales o hasta el 2016 para un referéndum revocatorio. No pueden esperar 3 ó 6 años, con lo cual la carta que le queda a EEUU, a la derecha venezolana, es jugar la carta de la derecha dura, de la derecha extremista y la derecha golpista que es lo que está sucediendo hoy. Por eso vemos que Capriles está un poco apartado y el que lidera este movimiento es Leopoldo López, que es un derechista conocido por sus posiciones ultras.
APU: El gobierno de Venezuela hizo una clara referencia a la ingerencia de EEUU, como reacción también a lo que pasó en la cumbre de la CELAC. ¿Cómo analiza esto?
TL: Creo que en un contexto mayor, es claramente la pugna entre el modelo bolivariano o el modelo progresista que siguen varios países del continente y el modelo viejo, el neoliberalismo en la economía del mercado o el poder en las élites de siempre, eso es lo que está en juego. Volteando a Venezuela lo que se voltea es el gran proyecto que encaró toda la región en el Siglo XXI, porque inmediatamente se debilitaría en Bolivia, en Ecuador, Argentina, Brasil. Igualmente están actuando en nuestros países. No sólo actúan en Venezuela, actúan en Argentina, en Brasil con manifestaciones, con golpes de mercado. Ahora, EEUU aparece en este caso de Venezuela con mucha actualidad, porque hay un exhorto muy desubicado donde le pide a Venezuela ciertas exigencias, como de no procesar a Leopoldo López, como dejar libre a la gente apresada por haber incendiado autos. Con exigencias que claramente saben que Venezuela no va a soportar. Vemos una movida interna venezolana y una movida regional que participa por supuesto EEUU como siempre, pero además también el ex Presidente Álvaro Uribe de Colombia con sus paramilitares que están infiltrados en Venezuela y los sectores de derecha de nuestros países. Por algo frente a la Embajada de Venezuela en México hubo manifestaciones de la derecha mexicana a favor del golpe, también acá los jóvenes del PRO fueron a la Embajada de Venezuela a manifestarse. Vemos que hay una conexión entre las derechas regionales.
APU: Antes mencionaba la debilidad de Venezuela luego de la muerte de Chávez. ¿Hay un momento de debilitamiento en la región y por eso pueden avanzar las derechas; o todo lo contrario, es una reacción ante la fortaleza?
TL: Creo que hay un avance en la región, como cualquier proceso hay avances rápidos, avances lentos, no es una cosa lineal pero algo que pasó hace muy poco me deja la pauta clara de que está muy fortalecida la ciudadanía de Sudamérica en su defensa de los gobiernos progresistas. Para mí la revelación fue la coincidencia de la Cumbre de la CELAC en La Habana con la cumbre de la Alianza del Pacífico, que fue unos días después en Lima. Recordemos que la Alianza del Pacífico fue México, Perú, Colombia y Chile; que proponen el regreso a la libertad de mercado, al neoliberalismo, mientras que la CELAC propone un modelo totalmente diferente. Yo tengo fuentes muy importantes, no de Argentina sino de un país aliado, que me confirmaron que el mismo secretario de Estado John Kerry estuvo llamando a los presidentes de los países del Caribe y varios países de Sudamérica, diciéndoles que no vayan a La Habana a la cumbre de la CELAC. Sin embargo desobedeciendo el pedido de J. Kerry, hubo una asistencia te diría casi perfecta. Lo que revela es que aún los gobiernos de derecha de la región se dan cuenta que el camino futuro tienen que ver con la integración, con estas nuevas propuestas heterodoxas, con una integración regional y con una revisión del modelo económico. En ese sentido creo que sí, estamos avanzando los que defendemos la integración, la Unasur y ese tipo de gobiernos, creo que estamos avanzando en la historia.
APU: A nivel internacional, con un nuevo modelo de multipolaridad, ¿lo que está sucediendo en América Latina se puede entender en el marco de las nuevas fuerzas que están en disputa, como está sucediendo en Ucrania? ¿Tiene que ver con EEUU retornando sobre América y prestándole más atención?
TL: Tengo la posición de que EEUU nunca dejó de tener la atención absoluta sobre América Latina, creo que esto de que no mira a la región es una mentirita que nos dicen para creernos que no somos importantes, para bajar nuestra autoestima. En el libro Territorios vigilados hago una argumentación muy fuerte de por qué siempre desde el Siglo XIX la región ha sido lo más importante para los EEUU, lo más importante para que EE.UU. pueda ser imperio. Ahora, en este mundo de transformación en el que estamos es evidente que la región todavía pasa a ser más importante, porque pasa a ser la plataforma en la cual se respaldó siempre y se sigue respaldando. A eso hay que agregarle el tema que la pérdida de influencia norteamericana en el mundo, la multipolaridad, hace que, como pasa siempre con los imperios, se vuelvan mucho más belicosos, mucho más agresivos y mucho más obvios. Creo que lo que estamos viviendo ahora es eso, en Ucrania y en otros países. Cuando mencionaste Ucrania me hiciste acordar que el ministro del interior venezolano, dijo que uno de los planes que EEUU tenía para Venezuela era justamente crear un enfrentamiento entre los venezolanos, una suerte de guerra civil, de manera tal que en algún momento tuvieran que pedir la intervención de un tercer actor que podía ser Naciones Unidas. No va a ser EEUU directamente porque nunca se muestran directamente, pero sí una intervención en la mesa de diálogo que implique de hecho una intervención al gobierno bolivariano.
APU: Esa es una modalidad que se está dando en muchos lugares ¿no? Esos enfrentamientos internos, grupos que después van generando esta posibilidad de intervención externa.
TL: Creo que hay que tener mucho cuidado en el análisis, porque tampoco se puede meter todo dentro de la misma bolsa. Pero si buscamos elementos comunes, nos damos cuenta que son en general países cuyos gobiernos han sido elegidos democráticamente y gobiernos que no son alineados  automáticamente con las medidas de Washington. Esa característica común hace sospechar que efectivamente hay acá una mano negra que intenta desestabilizar para, de alguna manera, disciplinar a estos gobiernos.

EL RADICAL K GERARDO ZAMORA SERA EL NUEVO PRESIDENTE PROVISIONAL Un cambio radical en el Senado

De cuna radical, el senador Gerardo Zamora fue gobernador de Santiago del Estero entre 2005 y 2013.
Imagen: Leandro Teysseire

Lo resolvió a último momento la presidenta Cristina Fernández. El jefe de Gabinete asistió al Congreso para informar personalmente a los senadores la decisión del Ejecutivo de reemplazar a la tucumana Beatriz Rojkés de Alperovich.

Por Sebastian Abrevaya

En un sorpresivo giro de la Casa Rosada, el ex gobernador de Santiago del Estero Gerardo Zamora será designado hoy como el nuevo presidente provisional del Senado, en reemplazo de la tucumana Beatriz Rojkés de Alperovich. El nombre del senador de origen radical había circulado hace algunas semanas como posible reemplazante de la esposa del actual mandatario tucumano, José Alperovich. Sin embargo, había sido desestimado por algunas resistencias que generaba en el propio bloque del Frente para la Victoria la idea de colocar en el segundo lugar de la línea sucesoria a un dirigente no peronista. Ayer, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, se reunió en el Congreso para contener a los senadores oficialistas y ratificar la voluntad presidencial, que será formalizada hoy en la sesión preparatoria de la Cámara alta.

Hasta este miércoles, los senadores del oficialismo y la oposición se disponían a tratar las nuevas autoridades del Congreso en una sesión sin conflictos ni mayores novedades. Pero el titular del bloque del FpV, Miguel Pichetto, se reunió luego con la presidenta Cristina Fernández para terminar de armar el rompecabezas de la Cámara y allí se enteró de la noticia. Pichetto se comunicó telefónicamente con los jefes de los otros bloques para informarles del cambio y convocó a la reunión de su propia bancada para unificar posiciones.

Varios senadores, incluido Pichetto, no estaban del todo conformes con la designación de un hombre ajeno al peronismo en un cargo de esa relevancia institucional. Algunas senadoras reprochaban también que se perdiera ese espacio asignado a una mujer. Para calmar los ánimos, Capitanich se presentó anoche en el segundo piso del palacio legislativo y ratificó personalmente la decisión del Ejecutivo. Fuentes que participaron de la reunión señalaron que no hubo un clima de tensión, que estuvieron prácticamente todos los legisladores (incluida la pampeana María Higonet, cercana a Carlos Verna) y que el bloque acompañará esa decisión “como lo ha hecho siempre”. La Presidenta habló telefónicamente con Rojkés para informarle su decisión.

De todas maneras, encuadrar a la tropa no fue sencillo. Además de asistir al Congreso, Capitanich habló telefónicamente con senadores aliados para asegurar su apoyo, lo mismo que algunos gobernadores alineados con el oficialismo. Puertas adentro del Senado explicaron a Página/12 que la designación de Zamora busca garantizar el acompañamiento en los próximos dos años de los tres senadores y seis diputados que responden al ex gobernador. Con un peronismo en ebullición y un número relativamente ajustado para el Gobierno en ambas Cámaras, los votos de esos aliados pueden implicar una victoria o una derrota para la Casa Rosada. Además, fuentes del Ejecutivo explicaron que se intentó contener a los aliados dentro del FpV en un momento de mucho protagonismo del peronismo.

Al conocer la noticia, el radicalismo adelantó que votará en contra. El jefe del bloque de la UCR, Gerardo Morales, calificó a Zamora como “un tránsfuga de la política”. “A Rojkés la íbamos a votar porque respetábamos la voluntad del Frente para la Victoria. Ahora no vamos a votar a un traidor al radicalismo”, sentenció Morales, que todavía tiene clavada la espina de los radicales que se fueron con el kirchnerismo en 2007, detrás de Julio Cobos. Pero a diferencia del ex vicepresidente, Zamora nunca volvió al redil radical ni se alejó del proyecto político kirchnerista. “Cristina no quiere a un peronista en la presidencia provisional porque tiene miedo de que la empujen a ella. Este es el reconocimiento de que la conspiración está adentro del propio Gobierno”, insistió el senador radical. Según él, el kirchnerismo no confía en la situación judicial de Boudou y por eso busca colocar detrás suyo a un dirigente que no tenga capacidad de influir en el escenario nacional.

Hasta anoche el peronismo disidente conducido por Adolfo Rodríguez Saá no había unificado su posición. Informalmente, deslizaron que ellos no tienen el mismo inconveniente que la UCR para votar a Zamora. Su apoyo podría resultar también de la negociación de otros cargos en la Cámara como la vicepresidencia segunda para el salteño Juan Carlos Romero.

En la elección legislativa del año pasado, el Frente Cívico por Santiago obtuvo el 48 por ciento de los votos en la categoría de Senadores, frente a otra lista, también kirchnerista, que sacó el 29 por ciento. Zamora figuraba como senador suplente y, tras de la elección, quien encabezó la lista, Daniel Brue, renunció a su banca para dejarle su lugar al ex gobernador. Semanas antes de las elecciones, la Corte Suprema de Justicia había inhabilitado a Zamora para postularse por un tercer mandato consecutivo como gobernador. En consecuencia, se presentó su esposa, Claudia Abdala Ledesma de Zamora, que obtuvo un 65 por ciento de los votos. “El nunca aspiró a eso y en su momento lo negó. Ahora, si se lo pedía la Presidenta lo iba a aceptar”, explicó a Página/12 uno de sus hombres de confianza.

28/02/14 Página|12

Crónicas venezolanas

El periodista Bruno Sgarzini se encuentra en Caracas, y desde allí analiza la difícil situación venezolana desde su blog. Aquí, uno de sus textos que nos permite entender mejor lo que sucede.
http://1.bp.blogspot.com/-5E_QW7i6PcE/UwWHCyxobzI/AAAAAAAAAlQ/VbUts8XyARA/s1600/foto+opositor.gif
Por Bruno Sgarzini
Murió una estudiante opositora y la única versión interesada ( de oposición) señala a motoqueros, que siempre son chavistas para la media internacional, tan práctica a demonizar, no chequear fuentes y repetir en efecto cascada. Todos los periodistas tenemos pifies, pero los oligopolios no, y menos si son repetidos en una sola dirección. Otra: Ya van seis muertes si se cuenta al chavista al que le dispararon desde una edificación en el estado Bolívar.
Las protestas siguen, pero los estudiantes juegan a somos tres gatos locos, quemamos gomas y cortamos las vías de acceso de Caracas del este(zona clase media-alta) hasta que nos saquen, y después el clamor, obvio, de la represión. El tema es que las protestas siguen siendo violentas, afectando gente, y generando la sensación de caos, mientras que la actuación de las fuerzas de seguridad apagan una "candelita", aparece otra, y así. En el interior, la cosa sigue en Valencia, y la modalidad repetida es la moto que pasa, y el tiro que pasa detrás. Raro, raro, raro. Ahí hay una construcción mediática que levanta dudas.
En el centro de Caracas, los chavistas que vi, y el ambiente están relajados y tranquilos como si lo peor hubiese pasado. No es para menos, ciento de personas fueron a exigir la liberación de Leopoldo López (todavía no fue presentado en la justicia), y los medios opositores no juntaron una foto decente. Ah, Maduro afirmó que quien disparara un arma para defender la revolución iría preso.
El punto caliente está en Táchira, donde Maduro ordenó el establecimiento de un Estado Mayor especial, y dijo que los paramilitares colombianos no iban a poder convertir la zona en un Benghazi criollo (la zona libia en la que entraron los mercenarios a darle color a las manifestaciones contra Kadhafi, es decir a intervenir militarmente). La gente de a pie dice que hay partes en San Cristóbal en las que no se puede salir a realizar comprar porque por ahí aparece una moto y te dispara.
Lo veníamos diciendo, Táchira es estratégico y el alcalde de la capital, San Cristóbal, y San Antonio estarían relacionados con las actividades paramilitares, según denunció Maduro, y nos llega por otras fuentes. Los dos, sí, de Voluntad Popular (López), fuerza que habíamos relacionado al paramilitarismo en al menos Guasgualito, ubicada en Apure (frontera con Colombia, donde el partido ganó una buena cantidad de distritos).
El paramilitarismo colombiano es un fenómeno de carácter contrainsurgente, que salió a la luz para realizar la guerra sucia (masacres, desapariciones, torturas, limpieza social) con el fin de tener alguien a quien echarle la culpa que no sea el Ejército (que ya lo hacía y lo siguió haciendo con y en el paramilitarismo), pero sobre todo para articular una estrategia integral contra la base de la guerrilla, el famoso sacarle el agua al pez (o algo así). Para la media nació como una expresión de terratenientes con miedo, pero la realidad es que a esto se le sumó su relación con el tráfico de drogas, el control de los recursos de la zona que controlasen, la protección a empresas (por qué no matar sindicalistas cada tanto).
Así fue que convirtieron a las zonas bajo su control en un Estado paramilitar sin posibilidad de que existiese una organización que no fuese el grupo en cuestión. De esta manera, incluso, en algunos lugares dieron la apariencia del orden con "limpieza social y política", y el establishment los mostró como modelos a imitar por otros lugares en Colombia.
En la clave venezolana, el paramilitarismo se asemeja a esta descripción, nada más que una de sus principales actividades es el contrabando de extracción, que en esa frontera se comenzó a combatir en los últimos días por el alto mando político-militar del país. Ahí, igual, seguimos diciendo, el Estado tiene todas las de ganar y evitar un falso separatismo ya que no están las condiciones dadas. Lo que sí es cierto, es que cada vez se ve cómo los algos son partes de cosas más grandes.
El bonus track: El principal referente del paramilitarismo colombiano, Álvaro Uribe.
Mientras paso esto, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, le pide a Maduro que solucione los problemas del país, libere a los estudiantes y entable un diálogo verdadero con la oposición. También dice yo no fui con los diplomáticos conspiradores y se larga al vuelo de soplar, soplar, y soplar la casa de los chanchitos. En fin, se nos acabó el tiempo, el que sigue...
APU

JAUA PROMUEVE QUE EL BLOQUE DISCUTA LA SITUACION EN VENEZUELA Una convocatoria a Unasur



El canciller de Venezuela estuvo en Buenos Aires como parte de una gira por los países de la región para explicar la situación en su país. Destacó el respaldo recibido de parte del gobierno de Cristina Kirchner.

Por Mercedes López San Miguel

El canciller venezolano, Elías Jaua, estuvo en Buenos Aires pocas horas, como parte de una gira por los países de la región. Con un rictus serio, Jaua dio una conferencia en la Casa Rosada junto a su colega, Héctor Timerman, tras reunirse con la presidenta Cristina Fernández y agradeció el apoyo del gobierno argentino. “Hemos encontrado en la Argentina una firme posición en defensa de los valores fundamentales de la democracia y del derecho a vivir en paz que tenemos los venezolanos.” En el escaso tiempo que respondió preguntas, Jaua dijo que iba a convocar una reunión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para tratar la crisis que atraviesa su país. Señaló que el gobierno de Nicolás Maduro espera que la oposición se siente a conversar. “El diálogo está abierto. Algunos no fueron a la Conferencia Nacional por la Paz (de anteayer) por miedo al linchamiento mediático.”

Jaua llegó por la mañana a la Argentina tras haber visitado Bolivia y Paraguay y luego partiría rumbo a Brasil, Uruguay, Guayana y Surinam con el mismo objetivo: informar con detalle sobre la escalada de tensión que vive Venezuela desde el día 12, cuando una manifestación de estudiantes derivó en hechos violentos, con un saldo de tres muertos, y comenzó una espiral de violencia que ya se cobró 14 vidas. Para su gobierno, el conflicto actual es de naturaleza política y no proviene del descontento social por la situación económica, en un contexto de desabastecimiento de productos básicos e inflación. “El 23 de enero, el hoy detenido dirigente opositor –Leopoldo López– llamó a sus simpatizantes a que salgan a la calle hasta que se produzca la salida de Maduro. Los hechos de las últimas semanas son resultado de una estrategia alentada y diagramada desde hace cinco años para derrocar el poder.”

Jaua recordó que un día como ayer, pero hace 25 años, se produjo el estallido social conocido como Caracazo. “En ese momento surgió la fuerza popular democrática comandada por Hugo Chávez que hoy gobierna Venezuela y que ha ganado 18 de 19 procesos electorales.” Y sostuvo que tras el fallido golpe de 2002, desde hace años se prepara una corriente de la oposición para ejercer la violencia y no respetar la decisión del pueblo en las urnas.

El gobierno de Maduro convocó anteayer a un diálogo por la paz con todos los sectores políticos, económicos y sociales del país. Ante el faltazo del ex presidenciable Henrique Capriles, Página/12 le preguntó a Jaua si iban a recurrir a la mediación de algún bloque regional para intentar destrabar el conflicto. “Estamos convocando a una reunión de la Unasur para discutir la agresión y amenaza latente a la democracia venezolana”, dijo. Cuando estuvo en Paraguay, el funcionario calificó de “inoportuna” la propuesta de Panamá de abordar el problema en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA).

A pesar de la ausencia de los partidos políticos de la oposición, sí participaron en la Conferencia por la Paz los principales sectores sociales, entre los que Jaua destacó a empresarios, directivos de medios de comunicación y representantes de distintas iglesias. El alcalde opositor de Valencia, Miguel Cocchiola, y los diputados Pedro Pablo Fernández y Ricardo Sánchez rompieron el mandato de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática, que ordenó no asistir a la cita (ver aparte). Jaua analizó el boicot al diálogo. “Están sometidos a la presión de los grupos fascistas y violentos. Mucha gente no fue a la reunión por miedo al linchamiento mediático, político y moral.”

Algunas de las 14 muertes de las últimas semanas se produjeron por la acción de autoridades del Estado, como el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y la Guardia Nacional. El canciller venezolano señaló que en sólo tres casos se puede presumir la actuación de funcionarios policiales y del gobierno. “El resto de los casos ha sido resultado de los propios hechos de violencia en los bloqueos forzados.” El gobierno venezolano insistió en que paramilitares y grupos fascistas están detrás de los fuertes disturbios. Además, el ministro mencionó la denuncia de violación de un manifestante. “Los médicos forenses determinaron que no hubo penetración con un arma de fuego. Sin embargo, el joven recibió un tratamiento indebido al ser detenido y los funcionarios que traspasaron los límites están detenidos.”

Es sabido que existen los llamados “colectivos”, grupos de civiles armados que simpatizan con el gobierno. ¿Cómo se frena la agresión de uno y otro lado? le preguntó esta cronista. Jaua respondió que las armas sólo las tienen que portar los cuerpos policiales. “Aprobamos una ley de desarme de todos los grupos. Que nadie esté armado. Pero es un esfuerzo conjunto de todos los gobernadores.” El canciller precisó que de los 335 municipios que tiene Venezuela, aún quedan focos violentos en 18. Sin más tiempo, dio por finalizado su paso por Buenos Aires.

mercelopez@pagina12.com.ar


BALANCE DE LA REUNION POR LA PAZ
Apuesta al diálogo
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó que el camino a seguir es el del diálogo y confió en que la oposición acudirá a un próximo encuentro. “Esto no puede ser un diálogo entre partidos, tiene que ser un diálogo de la sociedad. Saquemos a los sectores de la sociedad de la violencia y elevémosla”, propuso el mandatario en la denominada Conferencia Nacional por la Paz, convocada por su gobierno. “Aquellos sectores que no aceptaron participar en esta reunión... no hagamos un drama de que alguien haya dicho que no viene. Busquemos que diga que sí viene en la próxima reunión”, indicó en referencia a la alianza antichavista Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que no asistió a la reunión por considerarla un simulacro. “Las amplias mayorías de Venezuela repudian la violencia de pequeños grupos que agreden a la sociedad; la derecha debe detener la violencia ya”, expresó ayer Maduro en su cuenta de la red social Twitter. “Sigamos construyendo una patria de paz y felicidad para un pueblo que hoy es protagonista de su historia. ¡Venezuela derrotará a los violentos!”, escribió tras la jornada de diálogo.

Maduro recibió en el Palacio de Miraflores el miércoles por la noche a representantes empresariales, artísticos, políticos oficialistas, religiosos y de medios de prensa, a quienes planteó los puntos principales para arrancar los debates. “Propongo formalmente en esta primera reunión de trabajo de la conferencia nacional por la paz el respeto a la Constitución por parte de todos”, expresó el presidente. El debate con diversos sectores de la sociedad venezolana se extendió incluso hasta pasada la medianoche del miércoles.

“No es un diálogo entre el Partido Socialista Unido de Venezuela, el Gran Polo Patriótico y la Mesa de la Unidad Democrática. Ellos siempre serán bienvenidos, pero esto trasciende los partidos, entonces avancemos hacia un modelo que incorpore a los sectores porque la sociedad no puede irse por el barranco de la violencia”, sostuvo Maduro. A pesar de la ausencia de los principales referentes de la oposición política, asistieron diputados opositores como Pedro Pablo Fernández y Ricardo Sánchez, así como alcaldes no oficialistas como Miguel Cocchiola (Valencia).

Acudieron también al palacio presidencial representantes del mundo empresarial como Jorge Roig, presidente de Fedecámaras –principal patronal del país–; Miguel Pérez Abad, presidente de la Federación de Industrias (Fedeindustrias); Lorenzo Mendoza, presidente de Empresas Polar, así como representantes de medios de comunicación como Carlos Bardasano, de Venevisión; Carlos Croes, de Televen; Enza Carbone, presidenta de la Cámara Venezolana de la Industria de la Radiodifusión; Eleazar Díaz Rangel, director del diario Ultimas Noticias, y el periodista Vladimir Villegas, junto a líderes de diversas religiones en el país, según informó el diario Noticias 24.

Además, asistieron a la conferencia la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena; la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, Gladys Gutiérrez; la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, y el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Diosdado Cabello Rondón.

El mandatario se mostró más conciliador y expresó que espera que los que no aceptaron participar en la primera reunión se incorporen en las siguientes y que nadie se niegue al diálogo. Maduro afirmó que no tiene miedo de verle la cara a ningún representante opositor y destacó la presencia del presidente Roig, a quien en ocasiones anteriores había acusado de dirigir un complot contra el gobierno. Roig dijo que en la calle hay protestas que son legítimas, debido a que el país está mal por un modelo fracasado, ya que la “economía marcha mal” y los venezolanos “se están matando entre sí”. “Nosotros creemos en el diálogo. Esto no significa claudicar posiciones, tenemos profundas diferencias con su sistema económico y su sistema político, pero la democracia gracias a dios permite que procesemos estas diferencias en este tono en que las estamos procesando en el día de hoy”, señaló Roig.

“En el mundo moderno no podemos resolver los conflictos políticos ni con armas ni con violencia, siempre se tiene que buscar la vía de la Constitución, asumida y respetada por todo el país”, concluyó Maduro.

28/02/14 Página|12
 

Venezuela ¿sociedad violenta?

El autor reflexiona sobre la altísima tasa de homicidios en contextos políticos y sociales en Venezuela. ¿Qué responsabilidad tiene el Estado chavista?
http://www.frentepatriotico.com/inicio/wp-content/uploads/2011/05/caracazo-4.gif
Imagen del Caracazo, febrero de 1989
Por José Cornejo I 14 de abril de 2013, gana las presidenciales venezolanas Nicolás Maduro. El candidato opositor Henrique Capriles llama a desconocer las elecciones, sectores descontentos salen a la calle y las manifestaciones terminan con diez muertos, 9 de ellos de comprobada filiación chavista. Mediados de febrero de 2014, estudiantes de clase media alta salen a protestar contra el gobierno. Las refriegas con la policía, chavistas y motoqueros de filiación desconocida terminan con seis muertos, al menos hasta ahora. ¿Es Venezuela una sociedad violenta?
Todo depende qué variables se tomen para medir las respuestas. Si la comparación se hace con el Caracazo, aquel estallido social del 27 y 28 de febrero de 1989, el aprendizaje es notable. En aquella ocasión, las víctimas fatales fueron entre 300 (versión oficial del entonces presidente Carlos Andrés Pérez) a 3.500 (datos extraoficiales).
Aquella masacre selló la historia política venezolana y desde entonces se fue configurando un escenario público en que casi cualquier conflicto se resuelve por la vía armada. En este sentido, Venezuela se encuentra entre las sociedades más violentas del planeta. Esta conclusión se deduce de las estadísticas sobre homicidios, relevamiento fidedigno en tanto no resulta sencillo ocultar los cuerpos de las víctimas.
Si bien el portal oficial venezolano no publica datos más que sobre el año 2003, el propio
partido gobernante reconoce la magnitud y la escalada de la problemática.
Víctimas de homicidio a nivel nacional (Enero 2012)

Admitiendo estos considerandos, el diario inglés The Guardian construyó un ranking que posiciona a Venezuela como el quinto país más violento del planeta. Y lo más sorprendente es que esta escalada se da en el marco de un gobierno que avanzó fuertemente contra las iniquidades sociales. Desde que Hugo Chávez ganó las elecciones por primera vez en 1998 la tasa de homicidios se duplicó.
Elaboración propia según datos provistos por el Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos
La posición oficial ha pasado desde la negación hasta una torpe xenofobia. Pues aunque fuera cierto que “narcotraficantes y paramilitares colombianos” hubieran permeado masivamente la sociedad venezolana, hay una marcada incompetencia del Estado para controlarlos. El periódico de origen francés Le Monde Diplomatique trabajó otras causas de estos índices. Detrás de las inequidades heredades o las conquistas alcanzadas, el chavismo adeuda una profunda reforma en las fuerzas de seguridad: “A menudo, cuando se desarticula una banda –explica Miguel Ángel Pérez, vicepresidente del Instituto de Estudios Avanzados (IDEA)–, se descubre en su seno a uno o a varios miembros de las fuerzas de seguridad”. Bolivariana o no, es la misma policía que reprimió en aquel 1989 caliente.

La inseguridad amenaza a los sectores bajos, asusta a los medios y alimenta a los medios de comunicación opositores. Sin desconocer el doble discurso opositor, el gobierno de Nicolás Maduro debería hacer reformas de fondo para recortar el uso y abuso de armas de fuego (sobre todo de su policía). Y en el corto plazo, buscar mecanismos para proteger las manifestaciones, aún las opositoras. Que de eso va también va un gobierno democrático popular.

APU