viernes, 15 de abril de 2011

Dijo el diario La Nación, ayer:

"Otra puñalada del Estado a la empresa privada".

En referencia a la participación estatal minoritaria en las empresas privadas. Dijo (dice) el General Perón, que decimos los peronistas. "Las empresas podrán delinear en lo sucesivo sus previsiones para desarrollar sus futuras actividades, con la garantía de que habrán de obtener el reconocimiento del Estado si las retribuciones y trato dispensado al personal mantiene las reglas sanas de la convicencia humana, inspiradas en el mejoramiento de la economía general y engrandencimiento del país. Por su parte los trabajadores estarán garantizados por las normas de labor a establecerse con la enunciación de los derechos y deberes de cada cual. En tal sentido habrá exigencias por igual para el disfrute de los derechos y observancia de las obligaciones."

"Los patrones, los obreros y el Estado constituyen las partes de todo problema social. Ellos y no otros, han de ser quienes lo resuelvan, evitando la inútil y suicida destrucción de valores y energías." "La unidad y compenetración de propósitos de esas tres partes deberán ser la base de acción para luchar contra los verdaderos enemigos sociales, representados por la mala política, las ideologías extrañas, sean cuales fueren, los falsos apóstoles que se introducen en el gremialismo para medrar con el engaño y la traición a las masas."

Dice el tango: "Ardiente y pasional, estás clavada en mí como un puñal en la carne..."

O el tema cantado por Baglietto : "Puñal, tras puñal, cigarrilo a cigarrillo, despacio, despacio..."


Y si, amigos de La Nación, esta es otra puñalada trapera del Estado Justicialista.


Prof GB


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada